Las cinco momias «alienígenas» de Perú. Un burdo fraude

Comentario del editor de ANTROPOGENEZ.RU: Nuevamente algunos titulares sensacionalistas reportan el hallazgo de «momias alienígenas en Perú»; esta vez se trata de cinco ejemplares. De acuerdo a las noticias, los científicos afirman haber demostrado que las momias son reales (por ejemplo aquí). Al respecto, debo informar que a principios de setiembre los expertos de ANTROPOGENEZ.RU tuvieron la oportunidad de analizar estos misteriosos cuerpos.

Artículo: Alexander Sokolov Traducción: Luca Foto: Антропогенез
Momias de Nazca

T odo empezó con una carta remitida por un investigador con un doctorado en Ingeniería [Konstantin Korotkov], de la cual citamos algunas líneas:

Quizás hayan oído hablar de las momias humanoides descubiertas recientemente en Perú. He sido parte de este trabajo. Actualmente hay una investigación en curso llevada a cabo por organizaciones de Rusia, Estados Unidos y México, que tienen como objetivo el análisis de tejidos y ADN de las momias en cuestión. No soy un experto en antropología, por lo que estaría agradecido si pudiera discutir este tema con especialistas interesados.
Nos contactamos con el remitente y recibimos información detallada del hallazgo; en particular, resultados de análisis de radiocarbono y una selección de radiografías (también se incluyeron tomografías).

Resulta que este hallazgo se realizó en circunstancias bastante misteriosas, carecía completamente de contexto arqueológico: un campesino llevó las momias a los investigadores, pero este se negó a mostrar la cueva donde encontró los restos de estas extrañas criaturas.

Es así que derivamos las radiografías suministradas a dos de nuestros expertos:
  • Stanislav Drobyshevsky, nuestro editor científico y destacado antropólogo.
  • Aleksey Bondarev, experimentado paleozoólogo (Miembro de la Sociedad Geográfica Rusa).
Asimismo, derivamos los resultados de análisis de radiocarbono a Jaroslav Kuzmin, Doctor en Ciencias Geográficas (Investigador del Instituto de Geología y Mineralogía de la Academia Rusa de Ciencias).

Finalmente, enviamos las conclusiones de nuestros expertos al autor de la carta. Dado que ha pasado más de un mes y medio desde que enviamos las conclusiones al remitente (de quien no obtuvimos respuesta), y desconocemos el uso de las mismas; y más aún, luego de presenciar a los medios anunciar la «comprobada autenticidad de las momias», consideramos ético hacer pública nuestra opinión.

A continuación, las conclusiones independientes de nuestro equipo de especialistas:


Stanislav Drobyshevsky:

«Las radiografías muestran que los cuerpos son composiciones de huesos humanos y de animales. Es un burdo fraude realizado por personas pobremente versadas en anatomía.»

Aleksey Bondarev:

Se me encargó revisar la radiografías de unas supuestas momias humanoides extraterrestres descubiertas o posiblemente armadas en Perú. En concreto, verificar si los esqueletos contenían huesos de animales. El análisis de estas imágenes presenta algunas limitaciones, debido a que no soy un radiólogo profesional. Además, cabe añadir que el aspecto de los huesos en las radiografías difieren significativamente de las imágenes bidimensionales (fotos, dibujos), y de las imágenes tridimensionales, así como de los cuerpos reales. Rara vez recurro al análisis de radiografías, ya que los objetos paleontológicos y arqueológicos carecen de tejido blando. Por esta razón, algunas de mis conclusiones son preliminares; sin embargo puedo asegurar que el esqueleto es un set armado a partir de elementos diferentes.

«Mano tridáctila»


S. Drobyshevsky:

De la radiografía de la «mano» (específicamente, la palma) se aprecia un radio haciendo de «metacarpo», fragmentos de diáfisis de hueso tubular y huesos metacarpianos colocados en sentido inverso. Los dedos consisten de huesos metacarpianos y metatarsianos unidos a falanges en completo desorden y en orientaciones arbitrarias.

Momia «Josefina»:


S. Drobyshevsky:

El esqueleto de «Josefina» está claramente compuesto de fragmentos óseos humanos y de animales. La mayor parte del cráneo perteneció a un mamífero pequeño, cuya parte frontal fue cortada deliberadamente. Las costillas transversales están compuestas de huesos tubulares de ave. En ambos brazos, en lugar de húmeros hay fémures; y los huesos del antebrazo son representados con húmeros. En las piernas los fémures son representados con tibias, y las tibias están representadas con fémures. Las muñecas han sido probablemente hechas con huesos escafoides y esfenoides de un pie humano. Algunas falanges de «Josefina» están al revés.

A. Bondarev:

Resulta difícil identificar muchos elementos del esqueleto porque no se pueden distinguir las epífisis, son huesos con extremos indefinidos. Esto podría deberse al diseño de la momia, donde se usaron huesos de animales jóvenes (o de niños) o huesos que fueron deliberadamente cortados en sus extremos. Uno de los principales problemas para los creadores de estas momias debió haber sido mantener la simetría y la simulación de plausibilidad funcional en el esqueleto. La imagen 00 IMG_7324 parece respaldar esta afirmación. No obstante, pude notar estos crasos errores:
  • En primer lugar, la unión de las «extremidades inferiores» a la «pelvis» carece de toda funcionalidad posible. En lugar de fémures se insertaron tibias, cuyos extremos superiores solo hacen contacto con el borde inferior de la pelvis. No es una articulación, la infortunada criatura no podría mover sus piernas. Se puede ver claramente que el extremo inferior del pseudo-fémur derecho (en la imagen) ha sido cortado o quebrado, además tampoco presenta articulación con la pseudo-tibia. En cambio, la situación de la «pierna» izquierda es diferente, ya que al menos se puede ver parte de la diáfisis del hueso joven, aunque la epífisis ha desaparecido por completo.
  • Si examinamos las rodillas, podemos ver que en una de ellas hay una emulación de rótula, y en la otra no. Los extremos superiores de ambas pseudo-tibias son muy diferentes: Una vez más, la pobre criatura no solo se habría tambaleado debido a su problema en la cadera, sino que también habría cojeado bastante.
  • El pseudo-húmero derecho también parece tener un extremo cortado.
  • El antebrazo consiste de un solo hueso que no es un radio ni un cúbito (al menos no conozco ninguna especie de mamífero que tenga ese hueso en esta sección de su esqueleto). A mi parecer, son tibias de diferente tamaño.
  • Las muñecas de la momia están compuestas de elementos sólidos que carecen de funcionalidad; los animales poseen múltiples huesos en esta área (con algunas variaciones, dependiendo del grupo).
  • Los creadores ni siquiera se molestaron en emular las palmas. Los dedos son un completo desastre, las primeras pseudo-falanges están unidas de manera diferente en cada mano (en sentido inverso). Tal parece que omitieron este detalle durante el armado.


Momia «Albert»


S. Drobyshevsky:

Similar a «Josefina», el esqueleto de «Albert» está compuesto de fragmentos óseos al azar. El cráneo pertenece a algún animal pequeño. En lugar del húmero se colocaron fémures con los extremos inferiores recortados. Los antebrazos están hechos con tibias. En lugar de fémures se colocaron húmeros con los extremos inferiores recortados. En lugar de tibias se usaron húmeros de individuos subadultos.

A. Bondarev:

Esta momia se hizo siguiendo el mismo esquema de «Josefina». Es curioso, esta vez las falanges se unen como deberían. ¡Bien hecho muchachos! El cráneo cortado se obtuvo una vez más de un animal, como un mono o cualquier otro no tan robusto [en realidad es un camélido]. Probablemente una hembra, por lo que sería mejor nombrar «Josefina» a «Alberto», y viceversa.


Momia «E.V.»


S. Drobyshevsky:

Una vez más, este esqueleto está construido con fragmentos óseos aleatorios. Las radiografías lo demuestran, en los brazos y piernas los extremos de los huesos están cortados y no encajan entre sí. El cráneo pertenece a algún pequeño mamífero, posiblemente carnívoro. En lugar de las vértebras cervicales y torácicas, se han insertado fragmentos de huesos tubulares.

A. Bondarev:

La cabeza de esta pobre criatura es interesante, a partir de la radiografía se puede inferir que es el cráneo entero de un animal joven, pero me abstendré de conjeturar sobre su origen. La cabeza está empalada en una pseudo-columna vertebral. En la imagen 00 IMG_0149 se puede ver que la columna vertebral, los brazos y las piernas están formados por huesos tubulares cortados (todas las diáfisis están fracturadas) y no tienen articulaciones funcionales.


Momia «Victoria»


S. Drobyshevsky:

El esqueleto ha sido armado con fragmentos óseos aleatorios. Al igual que en los casos anteriores, todos los huesos fueron insertados al azar. Sin embargo, el ángulo no nos permite determinarlos con precisión.

A. Bondarev:

El material provisto para este espécimen es menos representativo. El principio de construir extremidades a partir de huesos incompletos es el mismo que el de «Josefina».


Conclusiones:


S. Drobyshevsky:

La mayoría de los huesos utilizados, a juzgar por la condición de las epífisis, pertenecían a niños (de diferentes edades) y animales jóvenes.
Conclusión: Estas «momias» son muñecos hechos con huesos al azar, por personas con una comprensión bastante pobre de anatomía.


A. Bondarev:

Estamos tratando con imitaciones de esqueletos hechos con fragmentos óseos aleatorios que son difíciles de identificar en función del material proporcionado. Es poco probable que alguien haya seguido este enfoque para desviar a las partes interesadas. Resulta más conveniente simular un esqueleto que molestarse en cosas tan triviales como las uniones. Los esqueletos resultantes no serían funcionales si pertenecieran a algún ser vivo. Afortunadamente, es posible identificar los cráneos de los muñecos (¡no momias!) después de someterlos a una limpieza a profunda.

Resultados de la datación por radiocarbono


Jaroslav Kuzmin:

Una de las muestras de ADN suministradas no es concluyente (la muestra de «Maria»). La muestra de «Wawita» puede datarse entre 1300-1400 d. C. (circa final de la era precolombina). La alimentación de este individuo estaba constituida principalmente de maíz y mariscos. El colágeno óseo está en buenas condiciones. La muestra de «Maria» es más antigua, aprox. 250-400 años d. C. (no está claro aún, con qué material estamos tratando). La manta de «Wawita» es más antigua que la muestra de su hueso, 890-1010 d. C. ¿Cómo explicar esto? Ambos provienen de diferentes épocas. Es casi todo lo que puedo decir sobre el tema. Está claro que el material suministrado arroja dataciones diferentes. Se debería analizar cuán compatible es con el contexto arqueológico.

Los comentarios resultan redundantes. La conclusión de los expertos, la falta de contexto arqueológico, y el secretismo del «descubridor», retratan la clara imagen de un burdo fraude.


La versión original de este artículo se publicó en antropogenez.ru.